jueves, 16 de octubre de 2008

e-mail


Los tiempos no son los mismos, eso lo sabemos y vivimos todos día a día, las computadoras, internet, los celulares, todo es más fácil y rápido, y nos acostumbramos inmediatamente a ellos. Creo somos los últimos que extrañaremos algunas cosas, por que las nuevas generaciones no las conocieron, como las cartas, las de antes (de sobre y estampilla). Recuerdo muy bien que hace años, envié a una revista mi nombre y dirección para hacer amigos por correspondencia, salio publicada; a lo largo de meses me llegaron en total 259 cartas, me tomaba el tiempo de responder una por una, aún con las limitaciones propias de alguien de 13 años.
Hoy simplemente checo mi correo en la computadora, y no es mío realmente, es de todos, por que ninguno está dirigido exclusivamente a mi, todos son cadenitas; chistosas, superficiales, profundas, subidas de tono, espirituales y hasta de maldiciones si no lo reenvías (lo que siempre me intriga es si alguien realmente cree que unos bits pueden interferir en tu vida).
“Yo no checo el correo de cadena” me dijo un amigo, pensé, ¿que lee?, por que hoy todos “reenviamos” en lugar de escribir; eso si, personalmente selecciono muy bien lo que comparto, me gusta enviar los que hacen sonreír o reflexionar. Estoy consciente que es muy impersonal, pero es mi manera –quizá- de darte los buenos días.
Los tiempos no son los mismos, hoy, el retrato de Dorian Gray no envejecería gracias a un pacto con photoshop, mientras que en su celular una foto de su rostro se pixelaría cada día más.
Las cartas no son las mismas, hoy podré reenviarte un e-mail que alguien más escribió, pero, con esas reflexiones de otro -tal vez más inteligente o con más ingenio que yo- trato de decirte: te tengo presente, no me olvides y hoy quería compartir algo contigo, así que te reenvíe un e-mail.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola , vi tu blog, no puedo decir que me gustó porque me quedaria corto con la expresión, en verdad me Encantó, en verdad Jesús, tienes talento para transmitir sentimientos, o no se si porque yo conozco tu vida o creo conocerla pudiste transportarme por diferentes lugares y congojos en el corazón. Ojala publiques muchos más, trataré de visitarlo con frecuencia, para saber que nuevas cosas has escrito, te mando un abrazo. TAVO NIGENDA

nigo dijo...

Ya no te enviaré mas cadenitas, lo prometo!!!

Jesús Moguel dijo...

al contrario!, los agradezco, no dejes de hacerlo, muchas gracias por tomarte la molestia de visitar el blog y leerlo.

mecacholo dijo...

Yo no soporto recibir cadenas de mensajes. Lo malo es que no sé cómo transmitir a mis amigos y conocidos con suficiente tacto mi aversión por estos mensajes sin que se sientan molestos. Agradecería alguna sugerencia...

Jesús Moguel dijo...

no funciona megacholo, yo lo he pedido claramente, pero continuan llegando, así que mejor le busque el lado positivo, todo depende del humor que estés al leerlos, un día te conmueve, al otro lo ves cursi, otros estás tan de buen humor que "los reenvias". saludos.